Museo del Holocausto

Museo del Holocausto invita a la reflexión mediante profundo recorrido

Con 4.200 metros cuadradas y con interminables documentos e imágenes de personas que vivieron el Holocausto. El museo apunta a la reflexión para que un hecho como este no ocurra de nuevo

El mayor centro de recopilación sobre uno de los hechos más importantes y sangrientos de todos los tiempos invita a la reflexión en sus instalaciones. El Museo del Holocausto Yad Vashem ubicado en Israel invita a trabajar para que un suceso así no se repita.

El recorrido que hacen los visitantes por la edificación empieza en las galerías de hormigón del museo histórico. Reconstruyen la cronología y presentándonos la problemática del Holocausto mediante vídeos, objetos originales y representaciones de los ferrocarriles en los que fueron trasladadas las personas sacrificadas en el suceso. Enormes pilas de zapatos de prisioneros y reproducciones de las cámaras de gas se entremezclan con audiovisuales. Formando una narrativa que termina en la impactante sala de los nombres.

El Museo del Holocausto presenta la narrativa desde una perspectiva judía, enfocándose en las experiencias de las víctimas individuales a través de objetos originales de quien en vida fueron. Testimonios de sobrevivientes y posesiones personales plasmadas en pantallas y escritos propios. La combinación de esos medios particulares de expresión permiten al visitante asimilar la abundante información a través de una vivencia sensorial multidimensional.

LEE: Los cementerios del mar para fallecidos sirios 

Objetivos del Museo del Holocausto

La visita a este centro cultural puede resultar un choque de emociones para muchos por el tema que representa. Y es esa la razón por la cual el Museo tiene como enfoque, concientizar a sus visitantes para que este tipo de sucesos no se repitan.

¿Cómo hacen conciencia? Mediante las ya mencionadas imágenes y testimonios. Llegando así a tocar los sentimientos de muchos visitantes. Ya sea porque tienen ascendencia judía o simplemente porque les afecta poder adentrarse un poco en este cruel suceso. Una vez que se entra al Museo no se sale de la misma manera.

En el aárea Memorial de los Niños, hay velas encendidas. Brindando luz a una sala en penumbra mientras una voz repasa los nombres y edades de aproximadamente 1,5 millones de menores que murieron.

El lugar mantiene una recopilación de los nombres de la mayoría de víctimas con el fin de preservar su memoria.

Este emblemático museo israelíta se ha convertido en un responsable garantizador de que el recuerdo de la tragedia siga vivo. Se luche contra el odio que generó en la sociedad en aquel entonces.

LEE: 5 maneras de ayudar al pueblo sirio 


Categorías
Cultura
No hay comentarios

Responder

*

*

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

RELATED BY