calentamiento_global

Calentamiento global podría acabar con el mundo para el 2060, según estudio

El resultante del calentamiento global podría exponer a cientos de millones de personas del mundo a un estrés térmico por calor potencialmente mortal.

Un nuevo informe publicado por National Geographic sugiere que si no reducimos las emisiones de gases de invernadero para 2060, el aumento de temperatura y humedad resultante del calentamiento global podría exponer a cientos de millones de personas del mundo, a un estrés térmico por calor potencialmente mortal.

La mayor exposición ocurrirá en las regiones populosas tropicales, como India, el sureste de Asia, Medio Oriente y África. Además, según el estudio, hasta 30 millones de habitantes del noreste de Estados Unidos podrían verse expuestos a un calor que podría ser letal para niños, ancianos, y enfermos, al menos una vez al año.

Ethan Coffel, candidato doctoral en ciencias atmosféricas de la Universidad de Columbia y quien presentó los resultados el lunes 21 de diciembre en San Francisco durante el congreso de la Unión Geofísica Estadounidense, utilizó modelos climáticos y proyecciones poblacionales para calcular cuántas personas podrían encarar condiciones peligrosas de calor en 2060, suponiendo que las emisiones de gases de invernadero sigan aumentando marcadamente como hasta ahora.

¿En qué consisten los hallazgos del estudio que revela las consecuencias del calentamiento global?

Los hallazgos se fundamentan en pronósticos de temperatura de “bulbo húmedo”, método que consiste en envolver el bulbo del termómetro con una tela húmeda. Mientras que las lecturas termométricas estándar miden la temperatura del aire, las mediciones de bulbo húmedo registran la temperatura de una superficie húmeda que se ha enfriado todo lo posible por evaporación.

Dicha lectura depende tanto del calor como de la humedad del aire circundante. En general, es mucho más baja que la temperatura de bulbo seco, y es un mejor indicador del calor húmedo, el cual resulta más intolerable a los humanos y otros animales grandes.

La temperatura interna del cuerpo humano es de unos 37 grados centígrados, mientras que la piel humana suele tener una temperatura de 35ºC. Cuando la temperatura de bulbo húmedo del aire supera ese nivel, es físicamente imposible que el cuerpo despida su calor metabólico y se enfríe, sobre todo mediante la evaporación de sudor. Hasta un individuo en buena condición física podría morir con semejante calor en apenas seis horas.

Hoy día, la temperatura de bulbo húmedo no supera los 31ºC, aun en los rincones más calurosos y bochornosos del planeta (la temperatura de bulbo seco más alta jamás registrada es de 56.7ºC).



Categorías
Ciencia
No hay comentarios

Responder

*

*

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

RELATED BY