Esta niña superó una prueba creada para entrenar como un marine

Su motivación fue el bullying que sufría en la escuela.

A los 9 años, una niña tiene más edad de estar en el parque que en el gimnasio, pero basta ver los abdominales de Milla Bizzoto para tener claro dónde pasa las tardes esta pequeña de Florida.

Milla empezó a hacer deporte al salir de clase, en el gimnasio de su padre, con la motivación de hacer frente al bullying que sufría en la escuela. Pero el asunto se les ha ido claramente de las manos. En marzo, y después de haber seguido desde el pasado mes de junio un estricto entrenamiento, tres horas al día durante cinco días a la semana, la niña consiguió completar una durísima prueba física diseñada por el cuerpo de Marines de Estados Unidos.

Milla fue hace un mes la única participante menor de 18 años en la Battlefrog Race, una prueba que se disputó durante 24 horas en una playa de Miami. La niña corrió 58 kilómetros, saltó, trepó, se arrastró, superó 25 obstáculos y nadó una travesía de ocho kilómetros. En medio de todo ese desgaste, con sus 9 años y 24 kilos de peso, durmió cuatro horas, entre las 2 y las 6 de la madrugada. Cruzó la línea de meta de la mano de su padre, Christian Bizzoto, de 36 años, que hizo con ella todo el recorrido.

“No quiero jugar a videojuegos, no quiero un monopatín, no quiero cosas que hagan la vida más fácil. Quiero sentirme cómoda estando incómoda”, declaró la niña en una entrevista al diario Miami Herald.

Ella desea ser una inspiración para la generación Ipad,  #InspirationForTheIpadGeneration, señala en su cuenta de Instagram.

En Internet están las pruebas de su esfuerzo. Como otras niñas de su edad, Milla suele compartir sus fotografías a través de Instagram, donde ella tiene 28.000 seguidores. Sus imágenes son de sus entrenamientos: Levanta pesas, repta, hace flexiones, trepa por una pared inclinada, sube por una cuerda, hace ejercicios de flexibilidad, se ejercita con guantes de boxeo y más. El día de Navidad envió un vídeo desde el gimnasio vestida con un top y leggins de camuflaje mientras mantenía los pies en alto en la pared, ejecutando diversas flexiones con los brazos. “No hay días libres, feliz Navidad”, escribió en el comentario adjunto.

Su padre se ha defendido de las críticas recibidas por los logros de la niña y ha asegurado que no la ha presionado a hacer nada que ella no quiera y que se había sentido motivada sola. Añadió que si hubiera querido jugar a barbies a él le hubiera parecido bien. “Creo que el bullying ha disminuido sin que ella tuviera que emprender ninguna respuesta física, sino solo porque su perspectiva es muy diferente ahora que sabe cómo defenderse”, subrayó.

Los padres están divorciados, pero la madre de la niña, Lara Bizzoto, apoya el entrenamiento que recibe su hija, aunque reconoce que es extremo. “A Milla le encanta y no creo que se pueda poner límites a la gente y menos a los niños”, aseguró.

 

 

 


Categorías
Cultura
No hay comentarios

Responder

*

*

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

RELATED BY